Tips para la hiperpigmentación

Ya sea que estemos combatiendo manchas por la edad, de sol o las cicatrices que el acné nos ha dejado, nos encontramos siempre tratando de ocultar estos pequeños defectos de la piel. Sin embargo, con paciencia y perseverancia (y un poquito de investigación) podemos acelerar el proceso y ayudar a nuestra piel de manera saludable a verse cada vez mejor.

Antes de comenzar cualquier proceso, debemos entender cómo es que funcionan los tratamientos contra la hiperpigmentación y cómo reaccionará nuestra piel. No te espantes si escuchas palabras como “ácido” o “daño microscópico”. Todos estos métodos son muy comunes, no quirúrgicos, y sobre todo saludables si los realizas con cuidado y sin exceso. La exfoliación y la dermoabrasión ayudan a estimular la regeneración de la piel. Al regenerarse, la piel lo hará llevando a la superficie un cutis sano y nuevo, quitando del camino las capas de piel que contienen manchas y cicatrices. Los diferentes tipos de ácidos en cremas y serums son de lo más normal y conveniente, pues se encuentran también en la composición natural de nuestra piel, por lo tanto no pienses que serán un daño para tu cutis. Y lo más importante: antes de aplicar cualquier producto sobre tu piel, pruébalo en una zona pequeña por 3 días consecutivos para asegurarte de no tener reacciones negativas.

  1. El primer paso antes de aplicar cualquier tratamiento es lavar tu rostro con detenimiento. Tener un rostro limpio permite que las cremas, serums o medicamentos penetren la piel sin complicaciones.
  2. Procura comprar mascarillas o tratamientos que contengan ácidos que exfolien ligeramente tu piel, esto ayudará a eliminar las células muertas y a reducir la hiperpigmentación.
  3. Otro paso que puedes seguir (pero no a diario) es la micro dermoabrasión. Esto consiste en crear pequeños daños en la piel para fomentar la producción de colágeno y elastina. Muchos de los aparatos, como el Dermaroller, son cilindros con micro agujas de entre .5 y 1.5 mm. Pásalo sobre tu rostro delicadamente de arriba a abajo y de izquierda a derecha un par de veces. No olvides enjuagar y desinfectar tu rodillo antes y después de usarlo.
  4. Después de haber usado un exfoliante o dermaroller sobre tu piel, tus poros estarán bastante abiertos lo cual facilitará la absorción de cualquier serum o crema que apliques después. Elige un serum que contenga ácido glicólico o vitamina C, estos reducirán manchas y líneas en tu rostro. Eso sí, primero verifica si tu crema o serum se absorben fácilmente o si quedarán atrapados sobre tu piel, lo cual causará irritación o acné.
  5. Para terminar, utiliza cualquier tratamiento de tu elección: para protección del tono de la piel, eliminador de manchas, reparador, para dar brillo, suavidad o humectación. Al despertar recuerda siempre remover cremas nocturnas y tratamientos, ya que exponerlos demasiado sobre la piel o al sol puede causar daños severos.
  6. El paso mas importante es usar bloquedor solar todos los dias con factor 30 o mas. No importa que llueva o este nublado, este paso es fundamental para ver resultados. Hoy en dia existen bloquedores con texturas ligeras, con color y hasta con ingredientes activos que trabajan mientras protegen tu piel, asi que encuentra el que mas se adapte a tus necesidades para que lo hagas tu aliado de todos los dias!

Lleva esta rutina a cabo con frecuencia, dejando descansar tu piel uno o dos días a la semana. Paciencia, ¡los resultados se verán


(c) Can Stock Photodentro de poco!