Tips para un bronceado natural y saludable

Cuando el verano se encuentra más lejos de lo que pensábamos y nuestra piel comienza a verse más pálida de lo normal, es hora de buscar soluciones para un bronceado sano y fácil de obtener. Sin duda alguna, las cámaras de bronceado no son la mejor opción, ya que pueden presentar problemas para la piel a largo plazo. Exponerse al sol de manera excesiva tampoco califica como una solución, recuerda que siempre debes tener en mente la salud y protección de tu piel.

¿Qué soluciones nos quedan entonces para lucir un bronceado saludable? Aquí te compartimos algunas opciones que darán luz y calidez a tu piel sin dañarla en lo más mínimo.

Auto bronceadores
Probablemente la opción más fácil y práctica de todas. Con efectos que se logran en un par de minutos, este proceso puedes llevarlo a cabo en la comodidad de tu casa. Sólo recuerda depilar y exfoliar tu cuerpo muy bien antes de aplicar el auto bronceador y de humectar sólo las áreas ásperas de tu cuerpo como codos y rodillas. Empieza con una ligera aplicación y ve aumentando si necesitas más. No corras, es preferible agregar el producto poco a poco que cometer un enorme error.

Loción bronceadora DIY
Si lo que prefieres es un tono e intensidad que puedas controlar tú mismo, evitando los agentes químicos de los productos que venden en el supermercado, entonces esta receta es para ti. Lo único que necesitarás es té verde, cocoa y crema hidratante sin color para el cuerpo. Hierve media taza de agua con té verde y al enfriar mézclalo con 2 tazas de crema para cuerpo. La cocoa que irás agregando se verá más oscura en la mezcla de lo que en realidad se verá en tu piel, pero puedes jugar con las cantidades y probarlas en un área pequeña para comprobar que el color sea el correcto. Esta receta no es duradera como los auto bronceadores de marca, pero al ser completamente natural puedes aplicarla diariamente sin sufrir daño alguno.

Aceites naturales
Los aceites naturales te proporcionarán un bronceado inmediato cuando tu piel esté en contacto con los rayos del sol. Escoge tu favorito: de coco, almendra, aguacate, girasol, té verde, etc. Sólo una precaución, si no quieres “freír” tu piel bajo el sol y evitar quemaduras y enfermedades peligrosas, aplica bloqueador siempre que te expongas al sol, sobre todo si vas a poner aceite sobre tu piel.

Una piel con aspecto sano y radiante es estupenda, pero aún mejor es un bronceado que cuide de nuestra piel al mismo tiempo. El bronceado nos beneficia de mil maneras eliminando irritaciones, manchas en la piel, disimulando la celulitis y evidenciando nuestros músculos. ¿Quién diría que no a un bronceado saludable?


(c) Can Stock Photo