Queratosis pilaris – ¿Qué es y cómo tratarla?

¿Alguna vez te has preguntado qué es esa condición de la piel que hace que parezca que tenemos piel de gallina? Y no me refiero a los escalofríos, sino a esos puntitos rojos abultados que tienden a salir en brazos, piernas y glúteos. Se llama Queratosis Pilaris, y no te preocupes, pues el 40% de la población mundial la padece. Y una mejor noticia, no es una enfermedad y tampoco es contagiosa. La mitad de las personas que presentan esta condición la padecen por herencia, el resto la presenta por condiciones climáticas o cuidados específicos de la piel.

Por desgracia la queratosis pilaris es un problema genético que no tiene solución absoluta. Sin embargo, existen un par de soluciones que pueden ayudar a disminuir la apariencia de estos inconvenientes granitos, sólo recuerda seguirlos con frecuencia y no descuidar tu piel por periodos prolongados. Recuerda también que la queratosis pilaris tiende a desaparecer con la edad y es más frecuente en niños y adolescentes.

¿De dónde viene?
Antes que nada debemos entender que una de las mayores causas de esta condición es la resequedad. Probablemente has probado todos y cada uno de los exfoliantes que han cruzado tu camino, pero contrariamente a lo que piensas, estas pequeñas protuberancias no se deben al exceso de grasa en la piel, sino a la queratina que queda atrapada en los folículos debido a la falta de humectación. La queratina es uno de los mayores componentes de la epidermis, es la proteína que protege y da fuerza a la piel, el cabello y las uñas. Humectar la piel ayudará a suavizar y liberar la queratina que se regenera naturalmente, evitando la formación de pequeños granitos.

¿Cómo solucionarla?
A pesar de ser un trastorno genético sin cura absoluta, nadie ha dicho que sea imposible reducir los síntomas.

  • Aceite de coco: Sin lugar a dudas el aceite de coco es la mejor solución. Esto se debe a la excelente cualidad del aceite para ser diluido fácilmente. A diferencia de otros aceites, la ligereza del aceite de coco permite que penetre profundamente cada poro, proporcionando una mejor hidratación. Puedes usarlo en exfoliantes poco abrasivos y aparte sobre la piel seca 2 veces al día.
  • Avena: La avena ayudará a calmar cualquier irritación en la piel, humectándola profundamente. Puedes elegir jabones de avena o darte un baño en tina agregando avena en polvo para disolverla completamente.
  • Evita la resequedad: La queratosis pilaris puede empeorar en un clima frío y seco debido a la falta de hidratación en el ambiente. Por el contrario, un clima cálido y húmedo restará problemas. Igualmente, exagerar de duchas súper calientes puede escaldar y secar tu piel.
  • Aprovecha el sol: Salir al sol y broncearte ligeramente ayudará a reducir la apariencia enrojecida de los granitos. ¡No olvides usar bloqueador!

Procura no utilizar tratamientos demasiado abrasivos y agresivos, ¡tu piel te lo agradecerá si utilizas tratamientos suaves y delicados que la protejan y la consientan!


(c) Can Stock Photo