Protege tu piel de la contaminación

Por desgracia, no existe ningún método infalible que proteja por completo nuestra piel de los daños que le produce la contaminación, pero sí que podemos, a través de una serie de cuidados, protegerla para minimizar los daños de la polución si vives en una ciudad donde los niveles de contaminación sean altos.

  1. Limpieza. Es la base de todo y lo más importante para conseguir una piel sana y cuidada. Nada le vendrá mejor a tu piel que limpiarla nada más llegar a casa con un producto específico según sus necesidades. De esta manera, retirarás todas las impurezas que se hayan acumulado durante el dia. Es importante que lo hagas mañana y noche.
  2. Protección. No somos conscientes del daño que los agentes externos le hacen a nuestra piel hasta que comenzamos a ver las consecuencias: envejecimiento prematuro, falta de hidratación. Aplícate siempre alguna crema hidratante que además proteja contra los rayos UVA/UVB antes de salir de casa, vayas maquillada o no. Y si, también debes protegerte del sol en invierno.
  3. Nutrición. Nuestra piel no sólo necesita una buena hidratación, sino también una correcta nutrición. Así que, busca que tu crema de noche contenga vitaminas A, C y E para una correcta nutrición y regeneración de la piel. El motivo es que los gases contaminantes provocan carencias de vitaminas, lo que se traduce en una piel apagada y sin luminosidad. Así que, una buena crema rica en nutrientes acompañada de un buen sérum o aceite serán la combinación perfecta para recuperar tu piel de los daños causados durante el día.
  4. Purificación. Al igual que a veces necesitamos depurar nuestro organismo, también lo necesita la piel. Esto lo conseguirás utilizando un buen exfoliante una vez a la semana o dos si tienes la piel grasa. También se recomienda aplicar una mascarilla adecuada a las necesidades de tu piel una o dos veces a la semana. Para una limpieza más exhaustiva, puedes acudir a algún centro de belleza de confianza.
  5. Restauración. Por último, es aconsejable utilizar algún tratamiento específico que contenga un extra de vitaminas, minerales y oligoelementos para aportarle un extra de nutrición y reducir así la aparición de los signos del envejecimiento.