Las mejores telas para cuidar tu piel

Cuando vamos de compras nuestra última preocupación son las telas que componen nuestra ropa. ¿Serán tóxicas? ¿Irritarán mi piel? ¿Me protegerán del sol y del calor? Lo más seguro es que nos preocupemos más por los colores y tallas que por lo anterior. Sin embargo, es necesario que dediquemos un poco de tiempo a pensar en los pros y contras de las telas que nos rodean a cada minuto, porque las encontramos no sólo en nuestra ropa sino también en nuestras sábanas, almohadas, toallas y accesorios.

Telas naturales
Si se trata de encontrar las telas que menos lastimen nuestra piel entonces debemos escoger aquellas de origen natural, es decir que sean extraídas de alguna planta o animal. Entre estas encontramos la lana, el lino, la franela, el cuero y el algodón. O si queremos irnos a un extremo más lujoso, encontramos también el cashmere, la angora y la seda.

Algunos beneficios de estas telas son la baja cantidad de toxinas, su habilidad de dejar respirar a la piel (evitando irritación y poros congestionados), su altísimo poder de absorción y su capacidad para regular la temperatura corporal. Beneficios súper convenientes si eres alguien con piel sensible en tiempos de calor o con resequedad extrema en tiempos de frío. Una desventaja es que muchas de ellas, como el lino, tienden a quebrarse rápidamente. Otras, como el cashmere, no pueden ser lavadas en lavadora o secadora.

¿Qué telas evitar?
Cuando sea posible opta por no usar ropa hecha de telas sintéticas. Probablemente estemos hablando de más de la mitad de nuestro guardarropa, pero de vez en cuando es bueno darle una limpia detox a nuestro armario y leer las etiquetas de cada prenda.

Procura evitar prendas que contengan materiales como el acrílico, el nylon, el polyester, el rayon, el elastan, o la microfibra. Todos estos materiales nos proporcionan comodidades invaluables: pueden ser lavados y secados a máquina, no se quiebran, son fáciles de modelar y pueden estirarse fácilmente. Sin embargo, sus componentes y su fabricación pueden resultar dañinos para nuestra piel. Muchas de estas telas provienen de materiales como el petróleo, el vidrio, el metal, el carbón y químicos llenos de toxinas peligrosas para nuestro organismo. Si estás buscando el mejor material para un día caluroso, aléjate de los materiales sintéticos, impiden que la piel respire, causando trastornos e infecciones en la piel.

La mejor opción es elegir una mezcla inteligente de ambos tipos de telas. Sabemos que aquellas naturales pueden ser muy caras, así que mezcla prendas que tengan un alto porcentaje de componentes naturales, complementado por una pequeña porción de tela sintética. En temperaturas extremas, opta siempre por una tela natural. Si usas telas sintéticas frecuentemente, cambiate de ropa frecuentemente, así evitarás infecciones e irritaciones en la piel. Para dormir, opta por sábanas que contengan un alto porcentaje de algún material natural, así evitarás el crecimiento de bacterias e impurezas, y cuidarás de tu cuerpo y tu piel incluso por las noches.


(c) Can Stock Photo