La dieta de la positividad

En la época en la que nos encontramos, donde hacemos tantas cosas a la vez, a veces incluso más de las que podemos abarcar, no es raro acabar padeciendo estrés.

Sabemos que en el mundo existen muchos tipos de personas: tranquilas, alocadas, risueñas, alegres y optimistas… siendo este último el tipo de personas que todos queremos tener cerca, aunque sea para recibir una pequeña parte de esa positividad la transmiten.

Y claro, una no puede evitar preguntarse cuál será su secreto para mantener un estado emocional tan sano… Pues hay estudios que demuestran que, esas personas tienen unos niveles muy bajos estrés oxidativo.

Dejando a un lado es aspecto genético que hace que sean así, te diré que existen alimentos que potencian tu estado de ánimo, regulando esos niveles de estrés que no queremos sentir.

Entonces, ¿en qué consiste esa “dieta optimista”? Pues es una dieta rica en nutrientes y antioxidantes, que acompañada del ejercicio físico te ayudarán a reducir la hormona del estrés (cortisol) y a aumentar los de la felicidad (endorfinas) haciendo de barrera a los radicales libres que son a su vez causantes del estrés oxidativo.

Y es que, tu día a día mejorará mucho con una buena sonrisa. Aunque no tengas ganas, hacerlo mejorará tu estado de ánimo de por sí. ¡Pruébalo un día y notarás la diferencia!

Todo ello junto se traducirá en una actitud más positiva, que te ayudará a ver cada día de una manera diferente.

Los 8 nutrientes que necesitamos

  1. Vitamina B12: se encuentra en algunos pescados y mariscos como el salmón, las sardinas, el bacalao o las gambas o en carnes como la de vacuno o cordero. También está presente en yogures y en la exposición al sol directa (de unos 15 min aproximadamente)
  2. Omega-3: se encuentra también en pescados como el salmón y las sardinas (mencionados arriba) en boquerones, arenques… y en algunos leches enriquecidas con este ácido tan necesario en nuestra dieta.
  3. Hierro: está presente en hierbas aromáticas como el romero, el tomillo, el orégano o la albahaca y en especias como la canela, el curry o la pimienta. También se encuentra en las verduras de hoja verde, carnes y legumbres.
  4. Vitamina C: está en cítricos como la naranja y otras frutas como la grosella negra, el kiwi, la granada. También en otras verduras como el pimiento rojo, la col rizada o el brócoli.
  5. Vitamina E: la encontramos en los frutos secos y cereales integrales. También en el germen de trigo, en los aceites vegetales y en las verduras de hoja verde
  6. Magnesio: al igual que ocurre con la vitamina E, también se encuentra en el germen de trigo, frutos secos como los piñones y las pipas de calabaza. También está presente en el chocolate negro, que cuanto más puro y amargo sea, más cantidades de magnesio y menos azúcares contendrá.
  7. Zinc: está en algunos frutos secos como los anacardos y las pipas de calabaza y tanto en la carne como en las espinacas.
  8. Folato: se obtiene de las legumbres como las alubias y lentejas. En hojas verdes como las espinacas o la lechuga romana y en frutas como la naranja y el mango.

Con una dieta así, no sólo tendremos una actitud menos negativa, sino también un mejor aspecto y atractivo personal. Suena bien, ¿verdad?