S.O.S Piel suave y radiante

Ya sea que estemos en verano luciendo nuestro bikini favorito o  en un frío invierno tratando de hidratarnos constantemente, mantener nuestra piel lisa y suave es importantísimo.

La mayoría de las veces nos encontramos con un gran desastre y probamos todos los remedios posibles para tratar de enmendar los daños. Para evitar esto es necesario cuidar la piel con constancia y anticipación. La buena noticia es que podemos hacerlo de mil maneras, escogiendo la que mejor se adapte a nuestros gustos y tipo de piel!

Dry brushing

Esta técnica de cepillado en seco se realiza justo antes de entrar a la ducha. El cepillado en seco ayuda no sólo a aumentar la circulación sanguínea, sino también estimula el sistema linfático que está a cargo de eliminar toxinas y otros residuos. Al exfoliar la piel, el cepillado reduce también la apariencia de celulitis y estrías.

Para afeitar…

Recuerda cambiar frecuentemente tu rastrillo para afeitar ya que uno muy viejo sólo causará irritación. Debe tener varias cuchillas y un tira de goma hidratante. Un buen tip es usar acondicionador de cabello en lugar de jabón o gel para afeitar, así brindarás más hidratación a tu piel.

Exfoliantes

A cada tipo de piel le corresponde un exfoliante diferente, y hay una infinita variedad de dónde escoger. Existen exfoliantes a base de sal marina, de azúcar, de semillas, etc. Podemos escoger también si nos conviene que sean espesos, ligeros, cremosos o incluso mezclarlos con nuestro gel de ducha. La frecuencia con la cual usarlos depende absolutamente de nuestra piel: hay quien necesita una delicada exfoliación diariamente, y quien la necesita sólo una vez a la semana.

Hidratación

Después de un buen exfoliante lo único que puede seguir es una crema súper hidratante. Antes de salir corriendo de la ducha, recuerda hidratar todo tu cuerpo con tu crema o loción favorita para evitar resequedad y asperezas en la piel.

Durante la noche

La noche es el tiempo en el que nuestro cuerpo se recupera y se regenera de todas las condiciones a las que lo sometemos diariamente. Aprovecha estas horas para curar y cuidar zonas del cuerpo que necesiten más atención, ya sea aplicando cremas hidratantes, aceites o serums. Por ejemplo, antes de dormir, puedes darte un rápido lavado de pies, aplicar bastante crema después de secarlos, y cubrirlos con tus calcetines favoritos. Verás que en la mañana estarán más suaves que nunca!

Labios

Tus labios pueden ser los primeros en sufrir los cambios drásticos de cada temporada. Para mantenerlos suaves y saludables, puedes crear un scrub a base de azúcar y aceite de coco y usarlo para exfoliar tus labios cuando se sientan secos. No olvides tener siempre cerca algún tipo de cacao o bálsamo hidratante para aplicarlo constantemente.

¡Date un descanso!

El mejor tratamiento para la piel es darle un break de todos los productos y tratamientos que usamos a diario. De vez en cuando es recomendable darte un descanso del maquillaje y optar por un look “agua y jabón”. ¡Con el tiempo notarás la diferencia y tu piel te lo agradecerá!