Cómo tu dieta puede aclarar y mejorar tu piel

Si ya has probado todas y cada una de las cremas y serums súper potentes y milagrosos para aclarar tu rostro y aún te encuentras con el problema de un cutis con manchas, puede ser que la solución se encuentre más cerca de lo que pensabas. En lugar de correr con tu dermatólogo y comprar la farmacia entera, sólo date un salto a tu cocina y toma algunos alimentos benéficos. Para resolver este problema tal vez sea necesario comenzar de adentro hacia afuera.

Una dieta sana y balanceada nos beneficia en muchas maneras, ¿pero sabías que lo que ingerimos también se ve reflejado en nuestra piel? Para darte un ejemplo claro comencemos con la primera y más obvia solución: tomar agua. La piel actúa como un mecanismo de limpieza de desechos tóxicos que nuestro organismo acumula día a día. Si existen toxinas en nuestro cuerpo y nuestro organismo no obtiene suficiente agua para desecharlos, los efectos negativos de estas toxinas comenzarán a verse rápidamente en nuestra piel en la forma de manchas, acné y resequedad.

Todos sabemos que las verduras, en especial aquellas verdes y con hojas, son básicas para nuestra salud. Pero si tu relación con las verduras no es la mejor, opta por un smoothie que luzca más atractivo que un plato de espinacas. Ya sea que decidas preparar una ensalada o un smoothie, procura añadir espinacas, col, apio, manzana verde y limón. Este platillo contiene una altísima cantidad de vitaminas, minerales y antioxidantes que harán que tu piel luzca limpia y radiante.

Si eres amante del chocolate, no te preocupes. Los expertos afirman que no es el chocolate el que causa irritación y acné en la piel, sino la lactosa contenida en él. Para aclarar y limpiar tu piel procura disminuir tu ingesta de lactosa en quesos, cremas y leche. Para no eliminar el calcio de tu dieta intercambia la lactosa por almendras, semillas de sésamo y verduras.

Otra causa para la inflamación e irritación de la piel puede ser la ingesta de carbohidratos en alta cantidad. La comida procesada y harinas refinadas pueden ser difíciles de digerir y de procesar para el organismo. En lugar de los platillos con pasta y arroz, opta por una más ligera alternativa como la quinoa, el arroz integral o la cebada.

La última recomendación es que tengas paciencia para ver los resultados, un cambio de dieta no se verá reflejado en tu piel de la noche a la mañana. Los resultados llegarán a su debido tiempo, y para no sabotearlos, recuerda también hacer ejercicio y dormir al menos 8 horas. Y si por algún motivo rompes las reglas por un día, relájate, !ceder ante una deliciosa tentación nunca podrá hacerte mal!


(c) Can Stock Photo