Cabello bajo lluvia y humedad

cabello y lluvia

Cuando la temperatura comienza a bajar o el clima se torna más húmedo, lo que más nos preocupa es cómo mantener nuestro cabello libre de frizz y con estilo. Sin embargo, con un poco de cuidado especializado antes y durante el comienzo de tu día, tu cabello no sufrirá más por los cambios de temperatura.

En clima húmedo
El cabello humano es uno de los elementos más susceptibles a los cambios del ambiente. Tanto que muchos aparatos que miden la humedad utilizan el cabello como mecanismo de medida. Cuando te encuentras de vacaciones por la playa, o simplemente en la ciudad durante un verano caluroso, es probable que tu cabello presente frizz debido a que la primera capa del cutis (en este caso el cuero cabelludo) se encuentra levantada, en lugar de estar lisa y cerrada. El cabello lacio se ondula, y el cabello rizado se esponja más. Para evitar esto, comienza desde el cuidado en la ducha. Procura minimizar el uso del shampoo, y opta mejor por un acondicionador súper hidratante, seguido por un bálsamo ligero que mantenga tu cabello sedoso. No salgas de casa con el cabello húmedo, mejor sécalo bien y péinalo sin olvidar un protector contra el calor. Antes de salir de casa, rocía un spray anti-humedad para mantener tu cabello intacto durante el día.

En un día lluvioso
Nada puede ser peor que un peinado estropeado por la lluvia. Al igual que un día caluroso, la humedad causada por la lluvia creará frizz en tu cabello, sólo que esta vez no causará tanto volumen debido a la pequeña cantidad de agua que cae sobre él. Incluso, es más probable que lo encuentres enredado, con nudos y difícil de peinar. Para evitar esto, es recomendable utilizar un gel para peinar, en lugar de un mouse o spray, ya que éste sellará tu cabello impidiendo el paso a las moléculas de agua. Si tu estilo lo permite, opta por una trenza o chongo no muy apretados, pues si estiras tu cabello en una coleta o una trenza muy rígida sólo causarás que tu cabello se vea plano y con frizz en la parte superior.

En un día nevado
Cuando la temperatura se encuentra bajo cero, tal vez no pensemos ya tanto en nuestro cabello, sin embargo, es cuando más debemos cuidarlo para evitar daños severos. Antes que nada, no salgas de casa sin cubrir tu cabello, la humedad combinada con el frío helado pueden hacer que tu cabello se erice o incluso se quiebre. Procura también mantenerte alejada de los aparatos de calor como el secador o la plancha, pues tu cabello ya está recibiendo bastante daño por parte de la calefacción interna en casa. Aplica también acondicionadores y aceites ricos en ácidos grasos para evitar la resequedad a toda costa. Y si tu sombrero causa estragos en tu peinado, aplica una ligera capa de spray volumizador para evitar que tu cabello carezca de volumen al quitar tu sombrero.


(c) Can Stock Photo