Cuidados básicos para un cabello saludable

No es necesario esperar una situación de emergencia para comenzar a cuidar de nuestro cabello. Ya sabes que dicen que es mejor prevenir que lamentar. Es cierto que algunas condiciones climáticas extremas pueden dañar nuestro cabello, pero los cuidados que tenemos día a día pueden ayudar a prevenir daños pequeños.

Antes de entrar a la ducha
Un buen hábito que puedes adoptar es el de usar una mascarilla una vez a la semana para mantener tu cabello saludable. Si andas en busca de una mascarilla para el cabello, primero infórmate qué cualidades debe tener o qué problemas quieres que resuelva. Una vez identificados los beneficios, busca en tu farmacia o tienda de cosméticos preferida. Si decides hacer una mascarilla casera, procura que tenga ingredientes que estimulen el crecimiento e hidratación del cabello como la miel, la leche, o el aceite de coco o de oliva extra virgen.

Shampoo y acondicionador
No es necesario decir que debes elegir el que mejor ayude a tu cabello. Por mucho que adores el aroma o textura de otros productos, apégate al shampoo que más te sirve.

Agua fría
Si eres lo suficientemente valiente, puedes intentar enjuagar rápidamente tu cabello con agua fría justo al final de la ducha. Esto ayudará a eliminar el calor que se concentra en la raíz y cerrar los folículos, evitando el frizz a la hora de peinarte.

Después de la ducha
Para secar tu cabello procura hacerlo con pequeños apretones con la toalla en lugar de enredarlo dentro de ella. Evita también recoger tu cabello húmedo o mojado, esto sólo lo debilitará y causará puntas rotas y falta de brillo. Aplica también un poco de crema para peinar y así evitarás nudos y enredos. De lo contrario tu cabello sólo se enredará y se romperá a la hora de peinarlo.

Protección contra el calor
Antes de encender el secador, no olvides proteger tu cabello del calor con un serum o aceite protector para evitar resequedad y falta de brillo.

Secado
Mientras secas tu cabello intenta no pasar un cepillo para peinarlo y utiliza mejor tus propios dedos. Tu cabello estará más protegido, menos frizzado y con menos puntas rotas.

Vitaminas
Durante el día puedes tomar algunas vitaminas específicas para el cuidado del cabello. Estas vitaminas tienen dosis y componentes diferentes dependiendo del programa que te ofrezcan y puedes pedirlas en tu farmacia más cercana.

Bajo el sol
Tu cabello no sólo requiere cuidados bajo la ducha sino también bajo el sol. No olvides que al igual que la piel, el cabello está expuesto a los rayos del sol y si no lo proteges puede sufrir resequedad, irritación o decoloración.


(c) Can Stock Photo