Consejos para cuidar tus labios en invierno

La piel de los labios es una de las que más se resiente en la época de invierno debido a los cambios bruscos de temperatura y también al viento. Por ello es muy importante mantenerlos hidratados para evitar la tirantez y resequedad. ¿Lo mejor? Llevar un buen bálsamo labial en el bolso y aplicarlo todas las veces que lo necesites.

Apunta aquí todos mis consejos para que tus labios no sufran por culpa del invierno.

  1. La piel de nuestros labios, además de ser más fina que la de la mayoría del resto del cuerpo, no tiene glándulas sebáceas ni sudoríparas, por lo que, a falta de poder regularse por sí mismos, tienden a deshidratarse con mucha facilidad. Como consecuencia de ello, es muy común sufrir de tirantez y sequedad durante el invierno.
  2. Además del frio y los cambios bruscos de temperatura, el viento es uno de los factores que más agrede nuestra piel en invierno, más aún los labios, que son todavía más delicados por su capa de piel tan fina.
  3. No te frotes ni te mojes los labios cuando comiences a notar que éstos se resecan, pues el resultado será peor, sufrirás más tirantez y pueden aparecerte pequeñas grietas o incluso heridas.

Estos tres primeros puntos tienen una muy fácil solución: utilizar varias veces al día un buen bálsamo, cacao labial o vaselina. De esta manera mantendrás tus labios  hidratados durante todo el día, previniendo así la tirantez y sequedad provocadas por la falta de hidratación. Existe una falsa creencia que dice que los bálsamos labiales crean adicción en la piel y dejan de hacer efecto o te hacen necesitarlos más a menudo por crear dependencia. No es cierto. Tu piel te pedirá lo que necesites en función de cómo la sientas ese día.

  1. No compartas tu bálsamo labial con nadie. Si utilizas el formato en cajita, presta mucha atención a la higiene de tus manos. Nunca metas los dedos sucios en el envase porque lo contaminarás de gérmenes.
  2. Si te sale un herpes, no te apliques el producto directamente o transmitirás el virus al producto. Si es así, deberás tirarlo para evitar complicaciones en el futuro.
  3. Cuida que tu bálsamo labial contenga alguna buena manteca hidratante, como la de karité o cacao. Los aceites como el de almendras dulces también suelen aparecer mucho en este tipo de productos.
  4. Consigue un balsamo que tenga protección solar, el mantenerlos protegidos del sol, incluso en invierno es clave para mantenerlos suaves, sin manchas e hidratados.

Formatos para todos los gustos

Hoy en día disponemos de una amplia variedad en el mercado: bálsamos para labios en formato barra, en formato crema, o en pequeñas cajitas para aplicártelo con los dedos. Si el que mas te gusta no tiene protección solar, aplica encima uno que si contenga, así te aseguras de mantenerlos protegidos.

Labios maquillados

Si te gusta además maquillarte tus labios, existen en el mercado bálsamos hidratantes con color que, aunque no aporten la misma intensidad que una barra de labios convencional, si que conseguirás un tono sutil y perfecto para diario con el extra de llevarlos protegidos.

Si quieres pintarte los labios con una barra convencional, aplica primero una buena cantidad de bálsamo labial, déjalo actuar durante el tiempo que tardes en maquillarte el resto del rostro y luego retira el exceso con un pañuelo sin frotar antes de aplicarte el color. Eso sí, ten cuidado con los labiales mate, pues resecan en exceso. Lo mejor si tienes los labios secos o sensibles es utilizar labiales más cremosos que no resequen tanto.

Ten presente todos estos consejos durante el invierno para conseguir tener los labios perfectos durante toda esta temporada.