Cómo Combatir El Resecamiento De Codos y Pies

Los codos escamosos y secos son una molestia, mismo así estarás fastidiosa todo el día y hasta te podrás lastimar a causa de ser un factor incómodo y doloroso, lo mismo acontece con los pies. Si estás sufriendo del resecamiento de codos y pies, lo más probable es que tengas un problema general con piel seca, debes comprobarlo también con tu médico.  Si quieres volver a recuperar tu piel fresca, suave y tersa, te recomendamos que leas los siguientes consejos.

Utiliza limpiadores suaves. Si estas sufriendo de, codos secos y agrietados o sequedad de la piel en general, es importante evitar los jabones y limpiadores fuertes, que pueden secar aún más tu piel. Elige un producto que se formula sea para la piel seca.

Evita fragancias y colorantes. Las fragancias y tintes a menudo son irritantes para la piel y pueden causar más enrojecimiento y sequedad. Elige limpiadores y humectantes libres de colorante y fragancias. Se amable con tu piel. No te sobre-exfolies; así retirarás aceites naturales de tu piel que la protegerán.

Hay que tener en cuenta que debes aplicar tu crema hidratante apta para tus pies y codos, luego de tomar un baño, así evitar el resecamiento instantáneo.

Trata tu piel con exfoliantes y lociones de alimentos naturales. Tus codos, secos y agrietados pueden encontrar alivio dentro de una variedad de remedios caseros que comienzan en la cocina, por ejemplo: el yogurt y el limón son muy bueno para tus codos. Y aceites como el aguacate, de oliva o coco son excelentes para cualquier parte del cuerpo con resecamiento, pruébalos.

También hay que estar atenta a los cuidados en casa y mientras dormimos. Mantener la temperatura baja porque la piel seca y nuestros codos agrietados pueden llegar a ser un problema en cualquier época del año, pero son particularmente comunes durante los meses de invierno cuando el aire tiende a ser más seco.

Utiliza un humidificador. Es posible que desee utilizar un humidificador para mantener el aire húmedo y contrarrestar el aire seco.

Otro factor importante es limitarse a los baños de agua muy caliente. Todos amamos un lindo baño de agua caliente por un largo tiempo pero las temperaturas calientes, y de hecho la exposición al agua, tienen un efecto de secado sobre nuestra piel.

Por último, cúbrete cuando te expongas al sol y al viento para proteger aún más tus partes afectadas.