Aprende a Relajarte Estés Donde Estés.

Parece que relajarse es algo que cada una debe ser capaz de hacer, pero no todas podemos. Vivimos en un mundo donde las exigencias, problemas de salud aparecen a diario y no son los momentos indicados para poner nuestra mente a descansar. La relajación es algo que realmente tenemos que aprender y practicar, muy parecido a la felicidad. Y, como la felicidad, aprender a relajarse es muy importante para nuestra salud y bienestar. Echemos un vistazo a las formas en que podemos vencer la tensión crónica y finalmente reducir la velocidad de nuestro día a día.

Aprende a relajarte estés donde estés con las siguientes estrategias:

Tómate tu tiempo para pensar acerca de los factores de estrés que tratas a diario y las maneras que puedes comenzar a actuar sobre ellos, si es posible. Por ejemplo, es posible que estés experimentando estrés de la gente que te rodea; podrías tener que distanciarte de ellos para cuidar de ti misma.

Mantén un diario para pensar las cosas, aumentar tu autoestima, y ​​también para ayudarte a lidiar con el estrés en tu vida, incluso si no puedes actuar directamente sobre ellos.

Puede sonar tonto, pero programa tiempo para preocuparse por cosas que están molestándote. Hacer ese tipo de compartimentación podría reducir el estrés general y la ansiedad.

Asegúrate de estar cuidando los “tres pilares de la salud” -Nutrición, el ejercicio y sueño. Si uno de ellos carece en tu vida, entonces tu cuerpo estará fuera de control y serás menos capaz de lidiar con el estrés.

Cuidado al fijar tu postura. Los músculos tensos y el estrés van de la mano. Cuando te sientes correctamente, alivia tensión en un músculo, ayudando a relajarte físicamente, que a su vez se calmará tu mente.

Si eres adicta al trabajo, dejar de tratar de ser perfecta o menos productiva hasta el punto de que nunca tengas ningún tiempo de inactividad. Eso es más fácil decirlo que hacerlo cuando tienes una persona dentro de ti muy impulsiva, y que va a tomar un poco de trabajo para cambiar su punto de vista, conocer sus límites, y aceptar lo que puede y no puede controlar.

La meditación y la comida natural u orgánica pueden cambiar tu comportamiento, solo basta con incluir poco a poco en tu dieta diferentes alimentos naturales, y tomarnos un tiempo de descanso para aliviar tensiones y aclarar nuestros pensamientos. ¿Estás lista para el cambio?