8 Hábitos que sabotean tu rutina de belleza

Si se trata de preguntarnos acerca de los últimos productos en el mundo de la belleza seguramente no hay rival que nos derrote. Sabemos todo sobre qué productos usar, cómo y cuándo aplicarlos. Conocemos nuestros maquillajes favoritos y recitamos cada rutina de memoria.

Lo que a veces escapa nuestra memoria, son los pequeños detalles que NO deberíamos estar haciendo. Llenar nuestra piel de cremas caras y serums súper potentes no servirá de nada si el resto de nuestra rutina diaria no complementa el cuidado de nuestra piel. Muchos son hábitos difíciles de romper, pero dale un vistazo a esta lista para tener en mente qué cosas cambiar para seguir protegiendo tu piel.

Exfoliar y lavar en exceso
Sí, los beneficios de la exfoliación son invaluables, pero procura no exagerar. Exponer tu rostro a jabones, espumas y exfoliantes con mucha frecuencia sólo causará resequedad e irritación, incluso descamación. Mejor utiliza estos productos con menos frecuencia y sólo lava tu rostro con agua fría.

Olvidar la crema humectante
Si exagerar de exfoliantes y jabones ya es malo, olvidarnos de humectar nuestra piel es aún peor. Este paso no deberías saltarlo jamás, y aún menos si exfolias tu piel. Procura hidratar tu piel varias veces al día, no sólo por la mañana.

Dormir poco
Si lo llaman “sueño reparador de belleza” será por algo, no? No prives a tu cuerpo del tiempo que necesita para regenerarse del estrés y la actividad del día. Recuerda que durante la noche tu cuerpo trabaja más rápida e intensamente para descansar y regenerarse, no prives a tu piel de este privilegio.

Dormir con maquillaje
Sabemos lo difícil que puede ser remover todo ese maquillaje cuando estás cansada por la noche, pero no sofoques a tu piel durante la noche, que es cuando más limpia debe estar para recuperarse y regenerarse.

Tensar la cara al maquillarse
Un pésimo hábito, pero debemos comenzar a practicar el maquillarnos sin jalar nuestra piel. Esa tensión sólo causará arrugas y líneas de expresión antes de lo que deberían aparecer.

Molestar irritaciones y cicatrices
La tentación de levantar una cicatriz o exprimir un granito de acné es tremenda, pero debemos resistirla si queremos evitar manchas de hiperpigmentación o cicatrices profundas en la piel.

Después de hacer ejercicio…
Recuerda siempre lavar tu rostro. A pesar de tener prisa, no dejes el sudor del entrenamiento sobre tu cara todo el día, eso sólo infectará tus poros y causará brotes de acné.

No beber suficiente agua
Puede ser molesto para quien no esté acostumbrado, pero procura ingerir al menos 2 litros de agua al día para mantener tu organismo limpio, tu piel hidratada y tu rostro libre de imperfecciones.

Recuerda que pueden ser estos pequeños detalles los que están saboteando tu rutina de belleza. No cedas ante la pereza y supéralos para hacer valer los demás cuidados que dedicas a tu piel.


(c) Can Stock Photo